jueves, 2 de diciembre de 2010

Hola, vine a preguntar nuevamente, pero por primera vez, su nombre. Entre tantas personas, no me llama la atención que usted haya llamado mi atención. Nunca andas fuera de tiempo, colgandote entre las nubes; podría decir que eres como la luna, te pierdes entre las estrellas y la noche.
Hola, me vengo a presentar. Cada mañana me levanto y pienso en que tus pasos suaves me recuerdan a los cisnes, aunque en silencio o con melodias de Vivaldi. Aunque los violines sigan entonando todo el día, nunca me cansaré de ver los pasos de baile.
Hola, ayer me encontré con una señorita de vestido largo. Me hizo recordar que el corazón no se parte, se abre a algo nuevo. Podríamos decir que nos sacamos una capa, negra y verde musgo, dejando el arcoiris debajo. Eso sería nuevo, no?
Hola, hoy quiero saludarte como todas las mañanas que me quedan por despertar.

1 comentario:

denchu dijo...

qué lindo emi! me hacés casi llorar...(como si fuera difícil) te amo te amo